Las pulseras para medir el ritmo cardiaco y la distancia recorrida fueron los primeros wearables en aparecer. Les siguieron los relojes inteligentes, que incorporaban otras mediciones, y posteriormente complementos de ropa con sensores.Sus principales usuarios no son enfermos sino personas sanas que desean conocer y salvaguardar su salud.